Niños de la localidad Antonio Nariño vivieron una experiencia que jamás olvidarán

 

40 niños de la localidad de Antonio Nariño  vivieron una experiencia que jamás olvidarán. Visitaron el humedal Santa María del Lago y presenciaron la liberación de 10 tinguas azules y 1 gallinazo. Mattew Ávila, estudiante del jardín El Principito, describió así su experiencia en el humedal: “Uno salió volando y tocó el agua, otro salió y no tocó el agua. Lo que más me gustó es que vuelen, me gustó que salieran, me gustó estar aquí. Su compañera, Gabriela Trujillo, dijo que “a mí me gustó el paseo del día de hoy de los animales, yo vi muchos animales, me gustó mucho lo que yo vi, gracias, no había venido a un humedal”.

Actividad con los niños

Los niños también jugaron y aprendieron sobre el cuidado de animales silvestres y domésticos. La actividad se dio en articulación con el Consejo Local de Familia de la localidad Antonio Nariño, en el marco de un proceso participativo que contempla también otras actividades con la comunidad. “La idea es traer a los niños a que vivan una experiencia vivencial entorno a los ecosistemas del Distrito. La idea es dejarles una marca en el corazón y una huella en su vida”, afirmó Paulina Uribe, gestora ambiental de la Secretaría Distrital de Ambiente.

Estas aves fueron rescatadas por la comunidad y llevadas a las oficinas de enlace de la Secretaría de Ambiente; son importantes porque ayudan a equilibrar el ecosistema. Finalmente, Gabriela le dejó a los niños un importante mensaje: “Hola niños de Bogotá, pueden ir a todos los humedales, por favor, y van a ver cuántos animales hay”.