Importancia de los animales silvestres

Para tratar de sintetizar cuál es la importancia de los animales silvestres, es primordial abordar la discusión desde diferentes puntos de vista.

Componente evolutivo:

Para empezar, es necesario destacar que las diferentes especies de animales silvestres que hoy existen han sido el resultado de un prolongado proceso de evolución biológica, impulsada por la selección natural, que les ha permitido sobrevivir pese a los grandes cambios geológicos, atmosféricos, climatológicos que dieron lugar a la desaparición de muchas otras. Esta evolución biológica puede resumirse como el proceso durante el cual, a partir de un antepasado común, se produjeron cambios o transformaciones más o menos drásticas que acumuladas de manera diferencial dieron lugar a la diversidad de formas de vida que han existido en la tierra.

evolucion (1).jpg

 

Uno de los resultados más sobresalientes de la evolución, es la adaptación que han realizado las especies animales tanto a nivel interno, con el ajuste de procesos fisiológicos, como a nivel externo, reflejado en la interacción con su entorno. Este proceso que es uno de los fenómenos más destacados de la biología animal y por hacer parte de la evolución, tiene lugar a lo largo de muchas generaciones.

Todas estas variaciones evolutivas de los animales se ven reflejadas gracias a los cambios que se presentan a nivel genético los que a su vez, permiten la existencia de una gran variedad de especies y dentro de las mismas especies, y de estrategias de sobrevivencia. En parte por esta razón son fundamentales los animales silvestres, porque su variabilidad genética representada en cada uno de los individuos, además de ayudar a la conservación de las especies, es el pilar fundamental de la evolución.

 

Componente ecosistémico:

De otra parte, uno de los argumentos que con mayor frecuencia es empleado para difundir la importancia de este recurso natural, es que la fauna silvestre cuenta con un valor intrínseco por ser uno de los componentes de la Biodiversidad mundial, que es considerada como el capital biológico del mundo.

La Biodiversidad tiene una gran importancia por los servicios ambientales que se derivan de ella y por sus múltiples usos, por ejemplo, la base alimentaria proviene de ésta, los combustibles fósiles son subproducto de ella, el agua y el aire están ligados a ciclos naturales asociados a la misma, la capacidad productiva de los suelos depende de su diversidad biológica, y muchos otros servicios ambientales de los cuales depende la supervivencia no solo del hombre sino de los ecosistemas mismos.

Los animales silvestres son parte integral de las áreas que habitan y ayudan a mantener el equilibrio ecológico en esos mismos lugares. Por supuesto, su desaparición repentina produce alteraciones generalmente irrecuperables a los ecosistemas y, por consiguiente, los servicios ambientales se reducen en su oferta.

Como parte de la cadena trófica, los hábitos alimenticios se encuentran articulados de tal forma en el medio natural que existen especies que hacen las veces de controles biológicos sobre otras que en su ausencia, pueden convertirse en plagas, desencadenando serios problemas de tipo sanitario y económico.

Al hacer parte de la cadena alimenticia, las especies silvestres son fuente de proteína para otras, incluso para la humana. Por ejemplo, algunas especies de mamíferos representan uno de los recursos alimenticios más valiosos para muchas comunidades indígenas y colonos de nuestro país, ellas proveen de alimento y productos de la farmacopea tradicional.

Diferentes especies animales son necesarias para los procesos de polinización de las plantas, y otras lo son para la dispersión de semillas debido a las interacciones que tienen con plantas de diferente nivel; así pues, los animales silvestres juegan papeles definitivos tanto en la renovación de las plantas como en la sucesión ecológica de los ecosistemas.

En este sentido, debe destacarse que la biodiversidad del país, por ser patrimonio nacional y de interés de la humanidad, debe ser protegida prioritariamente.

 

Componente social:

Hasta aquí se han presentado aspectos fundamentalmente de carácter biológico, destacando aquellos ligados a los principios evolutivos, genéticos e incluso ecológicos, de la importancia de los animales silvestres; sin embargo, existen otros ligados al componente social que también deben ser observados.

Los animales han acompañado el desarrollo de las poblaciones humanas a través de los años y son parte de su cotidianidad, pero en el caso particular de los animales silvestres, su presencia va más allá del simple acompañamiento y hace parte esencial de su cultura. La fauna silvestre se encuentra en diversas manifestaciones narrativas, escritas, musicales, artísticas y estéticas de diferentes culturas, incluso, ha sido integrada a las cosmovisiones de diferentes culturas indígenas que la relacionan con su forma de entender e interpretar su propia naturaleza.

A manera de ejemplo en nuestro país, el Programa Nacional para la Conservación de las Tortugas Marinas y Continentales en Colombia (MMA, 2002) destaca en su texto que “Para algunas comunidades indígenas del bajo río Caquetá (Miraña-Bora, Carijona, Murvi- Muinane), la tortuga charapa es un elemento importante de su cultura, ya que forma parte de su cosmovisión del mundo y se encuentra íntimamente ligada al origen de la vida, el ser humano y el río mismo. Esta tortuga hace parte de la mitología tribal y simboliza la fertilidad y la abundancia y su cacería y consumo se encuentra regulada por la comunidad; además está asociada a leyendas, cuentos y canciones y procesos de integración social, alianzas matrimoniales y la apropiación del territorio fluvial (FPR, 1987; Hildebrand & Muñoz, 1992)”.

Desde un punto de vista económico, la población humana también se ha visto beneficiada de los animales silvestres. En las últimas décadas se ha propiciado su aprovechamiento desde ciertos criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica para que se adelanten actividades de recolección, cría, procesamiento y comercialización responsable, generando beneficios económicos a la comunidad por el potencial de los mercados nacionales e internacionales.

En Colombia, la zoocría de algunas especies de animales silvestres es un claro ejemplo de aprovechamiento toda vez que a partir de este trabajo, se ha incursionado en campos comerciales como la venta de especímenes vivos en el exterior como animales de compañía, la confección de prendas de vestir y accesorios, o la elaboración de artículos artesanales entre otros.

Si bien es cierto a lo largo de este texto se ha hecho hincapié en la importancia de la fauna silvestre desde una perspectiva biológica, social y económica, no se debe olvidar la perspectiva humanitaria toda vez que los animales silvestres por ser seres vivos, deben ser sujeto de respeto por parte de la población humana.

Finalmente, es necesario generar un cambio en la percepción de que sólo los animales que generan beneficios evidentes son importantes. A esta altura, ya es claro que la importancia de la fauna silvestre va más allá del valor asociado a los beneficios que obtiene el ser humano de algunas especies.