Antes de los incendios forestales


El 81% de la superficie del Distrito Capital es zona rural. En ellas se distinguen los ecosistemas de Bosque Alto Andino, Supáramo y Páramo, los cuales han sido fuertemente intervenidos para la introducción de plantaciones forestales de especies exóticas (Cerros Orientales), levantamiento de asentamientos humanos e implantación de cultivos, mediante un proceso de conversión de tierras de bosque en los que se utiliza el fuego de manera irracional, generando incendios forestales.

En esta fase, se realiza la intervención de la cobertura vegetal, como un mecanismo para disminuir los efectos adversos que un eventual fuego pueda generar sobre las mismas.