Bogotá Positiva
 
«Atrás

Manual de buenas prácticas ambientales para estaciones de servicio

Manual de buenas prácticas ambientales para estaciones de servicio

La Secretaría Distrital de Ambiente (SDA), con la participación de Fendipetróleo y Fedispetrol hizo entrega de un documento que permitirá mitigar los impactos ambientales generados por las actividades realizadas en las estaciones de servicio automotriz en Bogotá.


SDA, feb 26/09.- Un manual que presenta aspectos generales del funcionamiento de las estaciones de servicio, como el control y monitoreo de combustibles, el manejo de los vertimientos industriales, la gestión de residuos y la prevención de la contaminación visual, fue dado a conocer por la Secretaría de Ambiente, Fendipetróleo y Fedispetrol.

Este "manual de buenas prácticas ambientales para la operación de una estación de servicio automotriz", es fruto de un pacto para mejorar las condiciones ambientales de las estaciones de servicio, su manejo y operación, suscrito en abril de 2007 entre la autoridad ambiental del Distrito, Fedipetróleo y Fedispetrol.

"Estas federaciones han venido trabajando de la mano con la entidad ambiental  con el ánimo de implementar mejores prácticas que eviten deterioros al ambiente. Además, éstas agrupan los distribuidores minoristas de aceites y lubricantes", manifestó Juan Antonio Nieto Escalante, Secretario Distrital de Ambiente.

Según Nieto, estas estaciones de servicio configuran una red básica para la economía, la movilidad y el desarrollo de la ciudad, por lo cual la SDA las ha venido orientado y asesorando en el cumplimiento de las normas ambientales, a través de la aplicación de la Resolución 1170 de 1997 y de la guía ambiental para el manejo de estas estaciones.

Las localidades que más agrupan estaciones de servicio en la ciudad son Suba con 70, Engativá con 64, Kennedy con 42, Usaquén con 41, Fontibón con 38 y Puente Aranda con 33 (ver recuadro).

Monitoreo y control de combustibles

Las estaciones de servicio deben contar con las condiciones óptimas de operación en los equipos e instalaciones, tales  como, tanques de almacenamiento, tuberías de conducción, equipos de distribución, sistemas de control y monitoreo de fugas, pisos, redes y trampas de grasas, con el fin de mitigar el impacto ambiental, que posiblemente afectaría el suelo y el agua subterránea.

En ausencia de unas condiciones de manejo adecuadas, se pueden declarar como fuentes generadoras de contaminación las fugas o escapes de combustibles en los elementos subterráneos de almacenamiento y conducción, o derrames superficiales durante las operaciones de descargue y expendio.

"De ahí la importancia que los dueños y trabajadores de estas empresas conozcan la normatividad y los peligros que se pueden evitar si se implementan buenas prácticas ambientales", finalizó el Secretario de Ambiente.

Recuadro: