Bogotá Positiva
 
«Atrás

Por una Semana Santa ecológica, no use ramos hechos de palmas de cera o de vino

 

Por una Semana Santa ecológica, dígale no al uso de ramos con palmas de cera y vino
 
La Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) y la Conferencia Episcopal de Colombia realizan la campaña “Porque la vida es sagrada, reconcíliate con la naturaleza”. 
 
SDA, marzo 25/2012.- Sólo queda una semana para la celebración del Domingo de Ramos, fecha en la cual millones de feligreses bogotanos asisten a las iglesias a bendecir sus ramos, que tradicionalmente eran elaborados con las hojas de las palmas de cera y vino.
 
Para evitar que estas dos palmas desaparezcan por esta comercialización ilegal, desde hace 11 años la Secretaría de Ambiente realiza en Bogotá la campaña “Porque la vida es sagrada, reconcíliate con la naturaleza”, que pretende que los creyentes sigan con la tradición religiosa pero con ramos ecológicos o plantas vivas.
 
 
Este 2012, la Secretaría de Ambiente le hará entrega de aproximadamente 40.000 hojas de palma ribelino y 500 ramos elaborados con cáscara de mazorca a las diferentes iglesias bogotanas, quienes se comprometieron a difundir el mensaje ecológico en sus comunicados.
 
Igualmente, la SDA tiene la meta de capacitar a 2.100 ciudadanos en la elaboración del ramo ecológico elaborado con el amero.
 
Aquellos que comercialicen ramos elaborados con hojas de estas palmas podrían pasar entre 3 y 7 años de cárcel, y pagar multas de hasta 5 mil salarios mínimos mensuales legales vigentes.
 
“Representantes de diversas religiones, artesanos y ciudadanos se han unido al llamado de la Secretaría de Ambiente, que procura conservar las tradiciones religiosas propias de la Semana Santa, pero de una forma amigable con el ambiente. El llamado es para que los colombianos le digan no al uso de ramos elaborados con las palmas de cera y vino, y denuncies su comercialización ilegal”, dijo Margarita Flórez, Secretaria Distrital de Ambiente.
 
Control a los ramos ilegales
 
Desde el pasado martes 20 de marzo, la Secretaría de Ambiente y la Policía Ambiental y Ecológica realizan operativos para controlar el tráfico de las palmas de cera y de vino, en sitios como las plazas de Corabastos, 20 de Julio y Paloquemao, lugares en donde tradicionalmente se comercializan estos elementos, y en las principales vías de acceso a la capital.
 
El año pasado se decomisaron 333 bultos de palma de vino en los diferentes operativos.
 
“Recordemos que la tala de palma de cera está prohibida desde 1985, cuando fue declarada árbol nacional y símbolo patrio. Allí habitan otras especies como el loro orejiamarillo. Por su parte, desde 2009 la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca decidió no otorgar permisos de aprovechamiento de la palma de vino”, señaló Flórez.