Con diálogos, Distrito empieza camino para la consolidación de la reserva Thomas van der Hammen

#LaReservaSeConsolida

 

   

  • Proteger la reserva es una tarea fundamental de la Administración de la alcaldesa Claudia López. Cualquier crecimiento de la ciudad debe respetar este patrimonio ambiental de todos los bogotanos.
  • La restauración ecológica y la conservación de la van der Hammen es una prioridad para garantizar la conectividad entre los Cerros Orientales y el río Bogotá.
  • El Distrito invertirá más de $53 mil millones para la implementación del Plan de Manejo Ambiental de la reserva.
  • Para consolidar la reserva como un espacio natural, el Distrito buscará la concertación con privados, la adquisición de algunos predios e implementará el Plan de Manejo Ambiental.
Bogotá, septiembre 17 de 2020 (@AmbienteBogota). La conservación de la reserva Thomas van der Hammen y la conectividad ecológica entre los Cerros Orientales y el río Bogotá hacen parte del eje estructurador del funcionamiento sostenible del norte de la ciudad. Cumpliendo con las metas del Plan de Desarrollo, la Secretaría de Ambiente avanza en la implementación de estrategias que permitan mantener y ampliar los servicios ecosistémicos de esta zona. 
 
Con un equipo técnico, la secretaria de Ambiente Carolina Urrutia encabezó un recorrido por un sector de la reserva, para dialogar con los privados y dar los primeros pasos que permitan construir y fortalecer acuerdos de conservación para aumentar el mantenimiento y la oferta de los servicios ambientales de manera conjunta.
 
"Estamos en un proceso amplio de diálogo con la comunidad, los propietarios y con los habitantes de la zona. Tenemos que entender, según el plan de manejo establecido, cuáles son las prácticas que van a continuar, con quién haremos acuerdos de conservación que nos permitan garantizar la conectividad y de qué forma vamos a hacer esas transiciones que nos lleven rápidamente consolidar la reserva, que permitirán un bienestar para todos y la ciudad", aseguró la secretaría de Ambiente, Carolina Urrutia, desde uno de los predios enclavados dentro de la reserva.
 
El Distrito pondrá toda la capacidad, los recursos, las herramientas, la creatividad y la articulación para trabajar en la protección y armonización de buenas prácticas productivas y sectoriales, que garanticen el bienestar y el mantenimiento de los diferentes elementos naturales de la reserva. 
 
"El núcleo de la biodiversidad de la reserva está en el bosque Las Mercedes. Lo que queremos en primer lugar es consolidar esta zona rápidamente mediante adquisición de áreas y la consolidación de acuerdos de conservación, y así tener un espacio donde garanticemos espacios de aprendizaje, para ir consolidando y restaurando el resto de la Van der Hammen", agregó la secretaria. 
 
 
Por su parte, la rectora de la Universidad EAN, Brigitte Baptiste, quien participa activamente en la consolidación de la reserva y acompañó a la secretaria en este recorrido, destacó la implementación de las mesas de trabajo entre la Administración de la alcaldesa Claudia López y los privados para ejecutar estrategias de corresponsabilidad, optimizacion en el uso de los recursos naturales, gobernanza e innovacion de prácticas productivas, que permitan mantener el capital natural de la ciudad.
 
"Lo que más nos interesa es crear las condiciones de viabilidad para que la reserva se convierta en una realidad, dado que está inmersa, en un gran porcentaje, en predios privados donde hay actividades económicas que tienen que irse transformando con el tiempo para la restauración", afirmó la rectora Brigitte Baptiste.
 
Baptiste destacó, además, la buena disposición que hay entre el Distrito y los privados, con el fin de sacar adelante la consolidación de la reserva, proceso que debe realizarse bajo estrategias con enfoque diferencial, que permitan el bien colectivo y ambiental en el borde norte de la ciudad.  
 
"Es indispensable que se respeten los derechos de todo el mundo, que se constituyan fondos de largo plazo para el mantenimiento y el manejo de estas más de 1.400 hectáreas, que no es en absoluto un área pequeña. Esta zona requiere inversiones importantísimas en restauración si se quiere tener un área protegida bajo las circunstancias que originalmente la llevaron a su constitución", puntualizó la rectora de la EAN. 
 
La consolidación de la reserva tiene que avanzar también en el marco de decisiones judiciales, como las que están relacionadas con el Proyecto del Plan Zonal del Norte en la ampliación de vías como la Suba-Cota y la Avenida Boyacá. En esa y todas las iniciativas que se relacionen directamente con la Van der Hammen, incluyendo la elevación de la Autopista Norte, la Administración Distrital materializará en todos los frentes su compromiso de garantizar la conectividad e integridad de este ecosistema.
 
La Administración Distrital continuará con la articulación y los diálogos entre los actores públicos y privados para que se puedan poner en marcha actividades de protección y reconversión productiva hacia economías verdes. La conservación, la preservación, el uso y el manejo sostenible dependen del comportamiento de cada uno de los ciudadanos. Con el cambio de hábitos y el trabajo ambiental se podrá proteger la Estructura Ecológica urbana y rural de la ciudad. 

El paso a paso de la consolidación de la reserva

La reserva Thomas van der Hammen fue declarada por tres motivos, principalmente: para garantizar la conectividad de los Cerros Orientales con el río Bogotá, actuar como barrera de los procesos de conurbación y ser un pulmón en el norte donde se preserva la biodiversidad. 
 
Esta es una zona de gran importancia para asegurar la conexión entre pequeños y debilitados parches de bosque entre el nororiente y noroccidente, con el ánimo de continuar con la conectividad desde el lado oriental del río con los cerros de Cota y Chía, en particular con los ecosistemas del Cerro del Manjui.
 
La Secretaría de Ambiente continuará trabajando de manera conjunta con las comunidades y el sector privado para la consolidación de la reserva, la restauración, en principio con el bosque Las Mercedes, y la actualización del Plan de Manejo. Los procesos de adquisición de predios de importancia para la conservación y la conectividad también serán una prioridad.
 
Además, buscará estrategias innovadoras para avanzar hacia una reconversión productiva sostenible, que disminuya los impactos ambientales y contribuya a la conservación de los recursos naturales, por lo que trabajará de manera determinada con actores clave como los floricultores. 
 
Así mismo, la Administración Distrital ha sido enfática en asegurar que no se construirá la ALO sobre este ecosistema. Todos los elementos de la Estructura Ecológica Principal dan el sustento necesario a los procesos ecológicos que tienen lugar en el norte de la ciudad y que garantizarán la conectividad entre los Cerros Orientales y el río Bogotá. 

Lea también: Lagos de Torca y obras cerca de humedal Tibanica respetarán Estructura Ecológica Principal.

¿Qué son los acuerdos de conservación?

  • Son acuerdos voluntarios entre dos actores (personas o sector privado y Estado) que tienen el próposito de preservar, restaurar y realizar usos sostenibles de la biodiversidad, armonizando el bienestar de los ciudadanos.
  • Los recursos provienen de fuentes financieras del Estado y alianzas con empresas privadas.
  • Los proyectos mantienen y conservan las condiciones ambientales de los ecosistemas.
  • Es una estrategia que busca articular el bienestar ambiental y de las comunidades y promover la gobernanza y corresponsabilidad participativa.

Lagos de Torca, un proyecto que será ambientalmente sostenible

El Plan Zonal Lagos de Torca será un ejemplo de la Bogotá sostenible que plantea la Administración de la alcaldesa Claudia López. Este proyecto generará conectividad paisajística y funcional con los elementos de la Estructura Ecológica Principal en el borde norte de la ciudad. 
 
La conectividad entre Cerros Orientales, humedal, quebradas y la reserva también se dará a través de una red de senderos que permita a la ciudadanía conocer, disfrutar y apropiarse de estos espacios ambientales de gran valor ecosistémico para Bogotá. 
 
El Distrito planea una intervención integral en esta zona en la que pretende aumentar la cobertura forestal de 18 a 400 hectáreas de espacio público; además, un aumento de árboles de 5.000 a 100.000 aproximadamente. De igual manera, se realizarán procesos de restauración ecológica en la que se busca pasar de 33.8 ha de ecosistema vulnerable a 79 ha de ecosistema restaurado y protegido en el humedal Torca y Guaymaral.