«Atrás

Día Nacional de la Biodiversidad: protección y conservación de todas las formas de vida

   

  • Colombia es uno de los países más biodiversos del mundo y con un capital ambiental que se debe conservar.
  • Más de 600 especies de vegetación y 200 de animales, que se distribuyen en las 163.600 hectáreas, adornan día a día todos los rincones de la ciudad.
  • El patrimonio ambiental de Bogotá está principalmente en los Cerros Orientales, páramos, parques de alta montaña, humedales, ríos, quebradas y demás ecosistemas que albergan miles de especies de flora y fauna. 
  • Las personas dependen de la biodiversidad para subsistir, el futuro está en la naturaleza, pero se debe ir en la dirección de la sostenibilidad.  
Bogotá, septiembre 10 de 2020. (@Ambientebogota). Este viernes se celebra el Día Nacional de la Biodiversidad, una oportunidad para reflexionar sobre los comportamientos que los ciudadanos han tenido con el entorno y el momento de frenar la desaparición acelerada de las especies de flora y fauna en varias regiones del país. 
 
Bogotá es sinónimo de biodiversidad. La riqueza ambiental y la pluralidad biológica hacen de la capital un escenario ideal para diferentes especímenes de flora y fauna. Más de 600 especies de vegetación y 200 de animales, que se distribuyen en las 163.600 hectáreas, adornan día a día todos los rincones de la ciudad.
 

 
Los 15 humedales que hay en Bogotá, las más de 14 mil hectáreas de Cerros Orientales, el sistema de páramos más grande del mundo: Chingaza y Sumapaz, las quebradas, los ríos y las reservas naturales hacen que el patrimonio ambiental de la ciudad sea el de mayor orgullo para bogotanos y bogotanas. Protegerlos y conservarlos les permitirá a las futuras generaciones tener biodiversidad y sostenibilidad.
 
Todas las personas en el mundo dependen de la biodiversidad para subsistir. La producción de los alimentos, la salud y el bienestar de los seres humanos están ligados al gran componente de recursos que hay en nuestro entorno, y la estabilidad, para el futuro de las generaciones, está en la misma preservación de la naturaleza.
 
La variedad biológica que se encuentra en la zona urbana y rural de Bogotá es el eje primordial para la vida de los ciudadanos. Cuidarla y apropiarse es generar un cordón de protección ante posibles desastres naturales. Velar por el equilibrio ecológico es la principal herramienta que permitirá enfrentar la crisis climática.

Lea también: Bogotá, capital de la Biodiversidad.

La Secretaría Distrital de Ambiente invita a todos los ciudadanos a cambiar los hábitos y a respetar las formas de vida. Es el momento de emprender acciones que ayuden a proteger la riqueza ambiental. Bogotá se sabe mover conservando la biodiversidad.