Descargar documento completo

La Participación ciudadana en los procesos de formulación de política pública en la SDA

La Secretaría Distrital de Ambiente (SDA) es la autoridad ambiental en Bogotá, D.C., y su objeto es orientar y liderar la formulación de políticas ambientales y de aprovechamiento sostenible de los recursos ambientales y del suelo (conforme al decreto 109 de 2009); que orienten, mediante la planeación estratégica, la manera más eficaz de invertir los recursos y llevar a cabo acciones, con miras a garantizar la sustentabilidad de la ciudad, para favorecer así la calidad de vida de sus habitantes.

Este es uno de los procesos más importantes en que la ciudadanía debe hacer sentir su participación y estar atenta para fortalecer su incidencia en la gestión pública, ya que desde el momento de definir objetivos, estrategias y prioridades de acción, se pueden incorporar las preocupaciones, iniciativas y propuestas sociales.

Enseguida se presentan los ámbitos y prácticas que la Secretaría viene aplicando, en aras de la Transparencia y la Participación ciudadana en la formulación de Políticas.                                                       

PROPUESTAS DE AGENDA PÚBLICA

Se conoce como Agenda Pública, la importancia que adquiere un determinado tema en los espacios de discusión colectiva, como son: Cabildos populares, en medios, en las redes sociales, en los debates electorales, al interior de las organizaciones comunitarias y ambientales; en los Programas de gobierno; en la planeación de las instituciones.  Es decir, es como el “orden en la lista” que ocupa un tema, para su atención y respuesta estatal.

El factor clave en que se materializa ese “orden en la lista”, es la toma de una decisión política (la “voluntad” política, como se conoce), bien sea de carácter legislativo (desde el Concejo), ejecutivo (Alcalde, Secretarios, Directores de Departamento o entidad pública), o judicial (por fallo de un Tribunal, tras una demanda colectiva, que obliga al gobierno a proceder), ante un tema que se manifiesta de alta demanda ciudadana.

En este aspecto, la participación ciudadana se constituye en motor importante para hacer que un asunto o tema (siempre con supremacía del interés colectivo por encima del particular), se convierta en objeto de Política pública.  Destacables ejemplos de esto se pueden señalar, con la incidencia que han tenido las organizaciones en defensa de los Humedales o de la vida animal en la ciudad, hasta lograr que estos temas se conviertan, respectivamente, en Políticas Públicas en Bogotá.

La participación entonces se puede dar por diversas vías, que encuentran ecos de interacción en la Secretaría: mediante las iniciativas de Foros o Cabildos en que los grupos formulan sus planteamientos, demandas y propuestas; con la presentación de proyectos; por la exigencia sustentada de atención a un problema o por las movilizaciones culturales y/o políticas que planteen acuerdos viables de acción.   La Secretaría, por su parte, suscita y convoca la atención ciudadana ante situaciones que considera de prioridad para la ciudad, como la suerte de las zonas rurales, el ordenamiento territorial o la apropiación y defensa de nuestras áreas protegidas, por citar sólo algunos casos.

DEFINIR EL PROBLEMA: ENCONTRAR LA RESPUESTA

Las Políticas públicas parten de la necesidad de atender, atenuar, controlar o modificar una problemática central, relevante, en la que confluyen múltiples factores.  Para empezar con acierto, hay que definir correctamente en qué consiste y cuál es el estado actual de la situación que origina la formulación de una Política, pues de las causas estructurales que se identifiquen, depende la respuesta más efectiva que se adopte.

No siempre hay coincidencia entre lo que uno u otro actor (institucional, académico, social o privado), considera la causa de un problema y las prioridades ante este; es decir, hay “lecturas” diferentes de una situación y de cómo abordarla; por eso es necesario llegar a un primer consenso, en cuanto a cuál es la naturaleza, importancia, magnitud, causa, impacto, responsables y estado de un problema; siendo este ya un primer y gran logro,   indispensable en el proceso de formulación de las Políticas.

Cuando un tema ha llegado a ocupar lugar preponderante en la Agenda pública (como se dijo en la sección anterior), y por lo tanto se vuelve objeto de Política pública, la tarea es la de discutir cómo lo entendemos y, en consecuencia, cómo podríamos resolverlo.  Ese momento, la Secretaria lo agencia mediante vías como: encuestas (presenciales o en página web); Encuentros ciudadanos de discusión y aporte; Seminarios; Foros virtuales; sugerencias en eventos masivos ambientales; pero también, más específicamente, en la instalación de Mesas de trabajo con actores estratégicos, inscritos o seleccionados previamente por sus pares, en las que se acuerda tanto la metodología, como los resultados a obtener y se desarrolla una ruta de trabajo de corto o mediano plazo, hasta alcanzar consensos que permitan continuar el propósito de definir las respuestas más idóneas.

Ejemplos significativos a este respecto se han dado en el diseño de Políticas como la de Educación Ambiental, Ruralidad, Humedales o Protección animal, entre otras.

ACORDAR ACCIONES EFECTIVAS DE POLÍTICA PÚBLICA

Cuando se han obtenido acuerdos básicos en la interpretación y las vías para afrontar colectivamente el problema que congrega a los actores, se discuten las respuestas más apropiadas, que en la Política se traducirán como: estrategias, líneas de acción, proyectos u otras denominaciones; que, en esencia, son una forma de organizar de la mejor manera posible las acciones institucionales y de otros actores (Academia, empresarios, ONG, líderes sociales), interesados en vincularse en gestiones que modifiquen la situación inicial.  Es decir, lo que propiamente constituye el cuerpo de la Política, mediante su Plan de acción y que será finalmente objeto de inversión y ejecución, así como de control social, seguimiento y rendición de cuentas.

En esta etapa de la formulación de Política, la Secretaría, con sus aliados institucionales en cada caso, trabaja metódicamente por establecer las acciones más efectivas que den respuesta satisfactoria a las demandas ciudadanas ante el problema en interés; en lo pertinente la matriz de acciones definidas se socializa con los actores que han intervenido en el proceso; se expone en Encuentros de participación amplia y se valida en las Mesas de trabajo que se hayan establecido.  La recepción de sugerencias y aportes en este período de consolidación final contribuye a que la Política pública construida alcance mayor solidez, coherencia y sostenibilidad.  Así mismo, busca la corresponsabilidad de todos los actores, que es un soporte principal para su éxito.

APROPIACIÓN Y CONTROL SOCIAL DE LA POLÍTICA

Una vez ha sido formulada y adoptada una Política pública ambiental, la misma se divulga y socializa por medios públicos y entre los actores más interesados e incidentes en su desarrollo.   La etapa de ejecución de los proyectos definidos, es decir: la implementación de la Política, es realmente la que dará cuenta del acierto en las medidas que se hayan acordado para atender una situación problemática.

La Secretaría Distrital de Ambiente, en ese momento, hace convocatorias públicas para presentar de manera abierta el resultado de los procesos de formulación adelantados; produce notas de prensa, distribuye publicaciones, informa en eventos masivos, se suben los documentos respectivos a la página web para la consulta de cualquier ciudadano.  Es así que la trascendencia y vitalidad que una Política pueda tener está directamente relacionada con el conocimiento, aceptación y compromiso social que alcance.

Toda política está sujeta al control social; una ciudadanía activa no debe ser indiferente al desarrollo de estas; para la institución uno de los mejores indicadores que puede haber de su desempeño es la satisfacción de la población involucrada en los beneficios derivados de las intervenciones acordadas.  Durante la ejecución de las Políticas, el papel de las organizaciones y líderes es decisivo ya que establece alarmas, incentiva a fortalecer acciones en particular o a mejorar la articulación institucional.  Si las circunstancias lo ameritan, incluso propician el ajuste de la Política, para su mejor desarrollo, como sucede actualmente con la Política Distrital de Humedales, en mención a un caso significativo.

EN QUÉ ESTAMOS ACTUALMENTE

Con el propósito de que usted, como ciudadano interesado en los temas relacionados con las Políticas Públicas y Planes Ambientales de la capital, esté informado y pueda emprender el acercamiento que estime oportuno, en el marco de los procesos y las vías de interacción que han sido referidas, le contamos que la Secretaría viene trabajando actualmente y espera para el 2017:

 

  •  Integrar el Sistema de Seguimiento a Políticas Públicas Ambientales del Distrito Capital al Sistema Integrado de Gestión -SIG-
  • Avanzar en la generación de documentos de seguimiento a la implementación las políticas Protección y Bienestar Animal, Ruralidad y Humedales, aplicando el Sistema de Seguimiento
  •  Ajustar el Plan de Acción del Plan Distrital de Gestión Del Riesgo Y Cambio Climático para Bogotá D.C. 2015-2050
  • Avanzar en el proceso constructivo de formulación de Planes de Manejo Ambiental de Humedales Salitre y el Tunjo
  • Consolidar la formulación y adoptar el Plan Distrital de Silvicultura Urbana, Zonas verdes y Jardinería

 

Consulte con frecuencia nuestra página web; esté pendiente de las notas de prensa divulgadas por la entidad; acérquese a las sedes de la Secretaría y/o a las Comisiones Ambientales Locales; consulte telefónicamente el tema que le interese; infórmese con las organizaciones ambientales de su localidad… su aporte y participación es fundamental.