Botón facebookBotón TwitterBotón InstagramBotón YouTube  

Noticias de ambiente

Atrás

Asumimos un costo político, pero evitamos un costo ambiental: Susana Muhamad

Susana MuhamadBogotá, diciembre 30 de 2015 (SDA). A pocas horas de dejar el cargo de secretaria Distrital de Ambiente, Susana Muhamad, quien acompañó la administración del Alcalde Gustavo Petro desde 2012 y que además también ocupó el cargo de Secretaria General, se manifestó sobre la gestión cumplida en desarrollo del gobierno de la Bogotá Humana.

'Un territorio que enfrenta el Cambio Climático y se ordena alrededor del agua será la herencia o semilla ambiental que deja la saliente administración y que le corresponde ahora defender a los ciudadanos bogotanos y bogotanas que vieron materializada esa política pública en decisiones y actos de gobierno'.

Haciendo un balance de las decisiones y momentos críticos, Muhamad puso de presente que el gobierno distrital asumió en los últimos cuatro años un costo político, pero evitó un costo ambiental para la ciudad, al materializar en hechos y actos de gobierno una política pública donde el cambio climático fue la prioridad. 

Agregó que en Bogotá se pasó del discurso a acciones y decisiones concretas, lo que se constituyó en un hecho inédito, políticamente hablando, por cuanto siempre había sido al revés, el medio ambiente sacrificado frente al mal llamado crecimiento.

Decisiones en materia de infraestructura, vivienda, movilidad, servicios públicos y muchas otras, se tomaron pensando en el riesgo más importante que afronta la ciudad, el cambio climático, explicó Muhamad.

La saliente funcionaria señaló que hay varios ejemplos que sirven para evidenciar la principal apuesta de la Bogotá Humana:

  • El Plan de Gestión del Riesgo y Cambio Climático.
  • Una amplia reforma institucional del sector para dotarlo de fondos  y de capacidad de decisión política al más alto nivel de la administración.
  • La modificación del Plan de Ordenamiento Territorial para entregarle a la ciudad más de 30.000 hectáreas de área protegida.
  • Una mayor densificación de la ciudad para dejar de ocupar los espacios del agua.
  • El cambio de trazado de la ALO para no pasar por encima de tres humedales.
  • La compra de predios de la Reserva Thomas van Der Hammer y empezar la restauración con la siembra de 22,000 árboles.
  • Estructurar un modelo de vivienda considerando la gestión de riesgo reasentando 3.000 familias y evitando la urbanización en zonas de riesgo. 
  • El cambio de la flota en SITP a pesar de que los contratos estaban firmados con vehículos Euro 4 para pasarlos a Euro 5.
  • El desarrollo del Plan de Ascenso Tecnológico haciendo de Bogotá una ciudad pionera en América Latina  en introducir una nueva flota con bajas emisiones.
  • Una política de movilidad limpia a través de darle mayor énfasis al peatón y la bicicleta por encima del uso de los autos particulares. 

Fueron decisiones y actos de gobierno que finalizando la Bogotá Humana dejan una política pública clara: el crecimiento de la ciudad cuenta, sólo si se privilegian lo ambiental y la adaptación y mitigación del cambio climático como derrotero del desarrollo, finalizó diciendo la saliente secretaria Distrital de Ambiente.