Botón facebookBotón TwitterBotón InstagramBotón YouTube  Botón tic tok

Noticias de ambiente

Atrás

Dora Villalobos, la protectora del humedal La Vaca

Dora Villalobos, la protectora del humedal La Vaca

$Titulo_SEO.getData() Dora Villalobos, la protectora del humedal La Vaca Dora Villalobos cuidadora del Humedal La Vaca

Dora Villalobos nació en Panua (Boyacá) y llegó a Bogotá en los 90. Foto: Comunicaciones de la Secretaría de Ambiente.

Bogotá, 30 de octubre de 2021. (@AmbienteBogota). Hablar del humedal La Vaca sin mencionar a Dora Villalobos es imposible. Gran parte de la recuperación de este ecosistema, ubicado en la localidad de Kennedy, se debe a su esfuerzo y el de todas las personas que ha encontrado en el camino para llevar a cabo este proceso.

Para ella, este humedal es como un hijo: "Lo he visto salir de las entrañas de la tierra, crecer, está hermoso, cada día se hace más profesional, muestra su elegancia, el potencial que tiene y con él, sigo de la mano", dice sonriente y con orgullo. ¡Y no es para menos!, Dora conoció este lugar en los años 90 y desde entonces no se ha separado de él.

Sin embargo, su primer acercamiento con La Vaca y en general con los humedales es producto de un triste suceso. En esa época ella vivía con su esposo y sus hijos en Panua (Boyacá), un municipio que no solo se caracteriza por su riqueza ecológica, sino por las esmeraldas, hasta que por presión de grupos armados al margen de la ley tuvieron que salir desplazados para Bogotá.

En ese lugar, Dora tenía una tienda y su compañero trabajaba como aserrador, es decir, tumbaba monte para los cultivos y el ganado. "Cómo es de irónica la vida, a él lo contrataban para tumbar árboles y hoy es el mayor defensor del medioambiente, el hombre que ha sembrado más árboles en la ciudad", cuenta.

Lea también: La música como bandera para el cuidado del planeta.

Lea también: Pato andino es avistado por primera vez en el humedal El Tunjo.

Cuando llegaron a Bogotá, empezaron a buscar un lote para construir una vivienda y, así, empezar una nueva vida. Rápidamente encontraron uno en Kennedy, pero luego de un tiempo se llevaron esta sorpresa: junto con otras familias habían sido engañados y levantaron sus casas sobre lo que era un humedal, exactamente en lo que hoy se conoce como La Vaca.

Así fue como ella escuchó por primera vez la palabra 'humedal' y todo lo que representa. En ese momento se empezó a interesar por los temas ambientales y comenzó a liderar mesas de trabajo con sus vecinos, los líderes comunales y las entidades distritales para buscar un reasentamiento integral para las familias afectadas y la recuperación del ecosistema.

Mediante el Acuerdo 035 del Concejo de Bogotá, emitido en noviembre de 1999, el ecosistema fue dividido en dos sectores independientes (norte y sur). Además, se definió que era posible recuperar cerca de ocho hectáreas.

"Nació una luz de esperanza, y todos los esfuerzos se encaminaron a recuperar esa pequeña parte", rememora Dora. Así, comenzó a trabajar con sus vecinos y las entidades públicas en el rescate, preservación y recuperación del humedal La Vaca. Uno de los primeros pasos fue retirar los escombros y residuos que habían provocado su desaparición.

Este fue el punto de partida de la Fundación Grupo Banco de Semillas, una organización que comenzó con Dora y otras 11 mujeres para realizar las actividades ambientales necesarias para devolverle la vitalidad al humedal. Entre estas se destaca el rescate de semillas de plantas propias del ecosistema, mediante la recolección de muestras de lodo en distintas zonas, y la construcción de un vivero para conservarlas.

Como parte de esta iniciativa también nació Guardianes del Agua, que tiene como objetivo promover la educación en niños, jóvenes y adultos por medio de su vinculación a actividades de voluntariado ambiental. Hoy, no solo se dedican a cuidar el humedal, sino a aprender sobre temas claves como la separación en la fuente y la transformación de residuos orgánicos en abono.

"Esto no se logra solo, esto es un colectivo. Hemos hecho este trabajo con mi esposo, que siempre está de la mano conmigo, mis hijos, nietos, las mujeres, los jóvenes y las entidades. Todos debemos entender que tenemos una gran responsabilidad con el ambiente, nuestra casa común", concluye Dora, quien sigue liderando la fundación y trabaja como intérprete en el humedal.

La Vaca es uno de los 15 humedales de Bogotá y cuenta con una extensión de 7,98 hectáreas entre el sector norte y sur. Actualmente, es uno de los ecosistemas con mayor empoderamiento de la comunidad y donde se pueden apreciar diferentes especies de flora y fauna.