Atrás

Mujeres que reverdecen: conoce de qué se trata y a quiénes beneficia

Mujeres que reverdecen: conoce de qué se trata y a quiénes beneficia

$Titulo_SEO.getData() Mujeres que reverdecen: conoce de qué se trata y a quiénes beneficia

Johanna Beltrán es una de las beneficiarias del programa 'Mujeres que reverdecen: aprender haciendo'. Foto: Comunicaciones, Secretaría de Ambiente.

  • La iniciativa tiene dos estrategias: una de transferencias monetarias condicionadas y otra de empleos verdes.
  • Con este proyecto se benefician más de 5.000 mujeres en situación de vulnerabilidad.
Bogotá, 04 de marzo de 2022. (@AmbienteBogotá). Construir una ciudad más sostenible y resiliente al cambio climático y, a la vez, impulsar la independencia financiera de las mujeres en situación de vulnerabilidad, que han sido una de las poblaciones más afectadas por la pandemia, son los principales objetivos con los que la Administración de la alcaldesa Claudia López creó 'Mujeres que reverdecen'.
 
Con esta apuesta, creada en 2021, se busca contribuir al cierre de la brecha de género, la reducción de la pobreza y la mitigación y adaptación al cambio climático en Bogotá, mediante capacitación certificada, apoyo económico e, incluso, empleo. 
 
Gracias a este programa, se benefician mujeres cabeza de hogar, jóvenes que no estudian ni trabajan, víctimas de violencias, cuidadoras de personas con discapacidad, niños o adultos mayores, Rrom-gitanas, indígenas, negras, afrocolombianas, palenqueras, raizales o de los sectores LGBTI.
 
La iniciativa está conformada por dos grandes estrategias: Mujeres que reverdecen: aprender haciendo y Sembradoras por la RectivAcción. A continuación, se explica de qué se trata cada una:

1. Mujeres que reverdecen: aprender haciendo

Consiste en un proceso de formación teórico-práctico de seis meses en restauración y mantenimiento de ecosistemas, huertas agroecológicas, mejoramiento de coberturas vegetales y viverismo. Está liderado por la Secretaría de Ambiente y el Jardín Botánico
 
En la actualidad, cerca de 4.000 mujeres que fueron seleccionadas de la Base Maestra de Población Vulnerable de la Secretaría de Planeación están vinculadas a esta estrategia y, por su participación, reciben transferencias mensuales condicionadas de $560.000.
 
En diferentes escenarios naturales de la ciudad, las beneficiarias realizan actividades de jardinería, huertas, limpieza de espacios verdes, agricultura urbana, siembra, excavación de tierra, corte de ramas, poda, creación y mantenimiento de viveros.
 

2. Sembradoras por la ReactivAcción

La segunda estrategia corresponde a un convenio entre la Administración distrital y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y apoyado por el Jardín Botánico.
 
Esta consiste en la generación de 1.070 empleos verdes, de los cuales al menos el 70 % debe estar dirigido a mujeres en situación de vulnerabilidad, a través de 20 organizaciones no gubernamentales ambientales. 
 
Las mujeres vinculadas laboralmente a esta estrategia realizan control y manejo de especies exóticas como el retamo liso y espinoso y mantenimiento de jardines y huertas. Por su trabajo, reciben pagos mensuales de $ 916.000 correspondientes a honorarios y un bono de productividad.
 
A continuación un video de "Mujeres que Reverdecen".
 
 
¿Cuál es la diferencia entre las dos estrategias?
 
Mujeres que reverdecen es un programa integral que beneficia a más de 5.000 mujeres -la mayoría en situación de vulnerabilidad-. Sin embargo, está dividido en dos estrategias con diferentes fines. 
 
Mientras que Mujeres que reverdecen: aprender haciendo se trata de un proceso educativo en el cual las beneficiarias aprenden y, al tiempo, reciben un aporte económico condicionado; Sembradoras por la ReactivAcción es un programa de empleos verdes, es decir, aquellas que tienen un vínculo laboral por prestación de servicios.
 
 
 

¿Cuáles son los beneficios de la iniciativa?

Para las mujeres vinculadas a alguna de las dos estrategias, esta iniciativa representa una mejora en su economía, la adquisición de nuevos conocimientos, interacción con otras personas, disfrute de la naturaleza, empoderamiento y mayor conocimiento y acceso a las actividades y servicios que ofrece el Distrito.
 
A Bogotá, este programa lo beneficia con el cambio de hábitos de las ciudadanas y sus familias, ya que reciben formación en mejores prácticas; más árboles, jardines y huertas para incrementar la resiliencia climática y seguridad alimentaria; y más áreas verdes restauradas.